Entender el «running» actual y no morir en el intento. Parte I: Terminología

Home / Blog / Podología deportiva / Entender el «running» actual y no morir en el intento. Parte I: Terminología
Entender el «running» actual y no morir en el intento. Parte I: Terminología
Muchas de las personas que se acercan al deporte de la carrera, o como se dice ahora «running», se enfrentan no sólo al esfuerzo físico propio de la práctica deportiva, sino previamente, a una avalancha de términos, conceptos y casi un lenguaje propio para manejarse con soltura en este mundillo, casi infinito, en cuanto a disciplinas, tipos de calzado, etc.
Con esta entrada queremos abrir una serie dedicada de forma específica a las nuevas tendencias y avances dentro del «running» y creemos que la mejor manera de empezar, es definiendo una serie de términos que encontramos cotidianamente en cualquier publicación referente al tema.

– “Barefoot”: como su traducción literal dice (pie descalzo) significa en la forma más pura del término correr descalzo. Pero en vista de la dificultad que ello implica por las condiciones climatológicas y de riesgo lesivo para la piel, se entiende también como barefoot el correr con calzados barefoot.

– Natural running: se refiere a una técnica de carrera específica en la que la entrada de apoyo inicial no se hace con el talón, sino con el centro del pie y el antepié. En realidad quien corre barefoot corre con una técnica “natural running”, pero podríamos decir en función de los calzados, que se ha creado una categoría específica.


– Drop: diferencia de altura entre el talón y el antepié en el calzado deportivo. Es decir, una zapatilla con drop +18 tiene 18mm más de altura en el talón que en el antepié, una cero drop no tienen ninguna diferencia, y una drop -4 tiene 4 mm más de altura en el antepié que en el talón.

– Calzado barefoot: se refiere estrictamente al calzado que no tiene nada de amortiguación, es decir, que sólo lleva una suela de protección para evitar lesiones de la piel de la planta por abrasión con el suelo, así como aislar térmicamente el pie del suelo y mejorar su agarre evitando resbalones. Drop 0.

– Calzado minimalista: aunque aquí las marcas hacen uso del término de forma libre en busca de su parcela en este mercado, de forma estricta sería aquel calzado que tiene además de una suela protectora, también una cantidad mínima de amortiguación entre la suela y el pie, protegiendo éste del impacto contra el suelo. Un calzado va a ser más o menos minimalista en función del espesor de su suela, aunque esto es muy variable en función de cada marca. Incluso muchos modelos que se anuncian como tales en mi opinión tienen poco de minimalistas, no diferenciándose en nada de las zapatillas voladoras. Drop entre 0 y +4mm.

– Calzado de natural running: Calzado que lleva amortiguación principalmente en el antepié. Drop entre 0 y +2 mm.

– Zapatillas voladoras o de competición: estrictamente, son las zapatillas que llevan una amortiguación mínima o inexistente, buscando una máxima respuesta y reactividad del suelo ganado impulso a costa de perder protección y comodidad. Normalmente, como su nombre indica, se usan específicamente para competir, usándose para entrenar zapatillas con más amortiguación para no castigar las articulaciones. Drop entre 0 y +10mm.


– Calzado de running tradicional: es aquel que lleva la amortiguación principal en el talón, pudiendo llevarla también en el antepié o no. Sería el apropiado para la gente que usa una técnica de carrera en la que el primer impacto con el suelo es con el talón. Drop de hasta 18 mm

Leave a Reply

Your email address will not be published.